Mi última colaboración sobre teoría del guión ha sido gracias a Javier Meléndez Martín, compañero de profesión y fatigas, y editor de la página LA SOLUCIÓN ELEGANTE, dedicada a la recopilación de materiales y ensayos sobre narrativa audiovisual. El artículo con el que he contribuido se titula

Transmedia para guionistas: casos y ejemplos

Captura del post invitado

Colaborar en el proyecto de Javier, compartiendo lo poco que he aprendido sobre Transmedia, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de este año. El post, como todos los de LSE, es Creative Commons 3.0, disponible para difusión bajo acreditación de los autores y editores.

Estrategia Transmedia para la webserie Invisibles

Gustavo Palacios y Xavi Fontana han confiado en mí para crear un relato transmedia que siga la tercera temporada de su serie Invisibles.

La estrategia transmedia cierra la temporada de Invisibles y enlaza con el spin of que se está preparando. 

Para ello creamos un personaje externo, Federico Tizón: un joven periodista español con ganas de abrirse camino que tropieza de casualidad con la trama de la tercera temporada. El personaje sigue una trayectoria similar a la que ha seguido Daniel Vargas, protagonista de este thriller.

Las aventuras de Fede Tizón se podían seguir en su página de Facebook y en su Tumblr, Bizarro Alexanderplatz. Cada episodio de éstas terminaba justo antes del estreno de cada episodio.

Paralelamente, la serie mantiene su propia página de Facebook y su blog corporativo, para el que los miembros del equipo escribimos varios artículos sobre el proceso creativo de las webseries y el crossmedia. Yo he contribuido con este, titulado "Al otro lado".

El objetivo de la estrategia no era ganar likes o fans sociales, sino consolidar la comunidad en habla hispana: la serie está rodada en inglés y tiene su fanbase en VEVO, de manera que para generar feedback en la comunidad de seguidores queríamos ofrecer un contenido extra que ofreciera su punto de vista.

He realizado la traducción al inglés del poema Post Scriptum, que da hilo al cortometraje homónimo de EZO.

Ha sido una colaboración breve pero enormemente satisfactoria, y el placer añadido de volver a escribir en inglés desde Pointing at me. Gracias por darme la oportunidad, Santi.

Piloto y primer episodio de la serie #DobleVuelta, creada y escrita por mí para el estudio Reel de Badajoz.

Ponte bien el obi es el primer vídeo tutorial que he producido para el proyecto Menari.es, la web sobre Budo.

Puedes saber más sobre este proyecto en el blog ¿que haces QUÉ?

Como editora del blog sobre kendo ¿que haces QUÉ?, colaboro con el portal Descubrir Japón enviando información sobre cursos y artículos de análisis. Este ha sido el primero.

Acaban de pedirme una versión en inglés de mi CV para un medio norteamericano, así que no es un mal momento para añadirlo aquí.

Tags: resume

#buffyentreamigos

(no utilizo este tumblr para postear, pero participar en este experimento es lo mejor que me ha pasado en la vida este mes, y me gustaría mucho compartir ciertas reflexiones sobre pantallas segundonas y segundas pantallas)


Es una pena que el acceso al Focoforo sea, actualmente, restringido a sus usuarios. Una pena porque limita el acceso a sus siempre estimulantes contribuciones, y porque para muchos, gran parte de lo que voy a decir quedará mutilado inevitablemente.

De un hilo del Focoforo surge, hace una semana, la iniciativa que da título a este post. Después de varios hilos exegitzando a Joss Whedon, un usuario decidió seguir el consejo general y se calzó cuatro temporadas seguidas de Buffy the Vampire Slayer, la serie que le consagró (y la mejor serie de la historia). Nos lo contó avivando uno de esos hilos, lleno de entusiasmo, y unos cuantos volvimos a responder con el mismo amor. Hasta que el moderador sugirió un visionado colectivo: cada uno en su casa, un día de la semana, episodios programados, de la primera a la séptima temporada; un subforo para comentar los capítulos; y un hashtag en Twitter, consensuado, medido en su uso, porque todos sabemos que, como sentenció el @hematocritico, los tróspidos se tuitean, pero Buffy SE VE.

Me sumé, como no podía ser de otro modo: llevaba un año sin revisarla, lo cual, para mí, es una eternidad. El pasado lunes, a las 22:30, dio comienzo #buffyentreamigos.

Owly Images

Con otros usuarios he disfrutado de algunos momentos televisivos memorables en Twitter: un visionado de Muertos de Risa en el que Alex de la Iglesia acabó participando en la conversación; o la serie APOCALIPSIS asesorada históricamente por @Pornosawa o @MrWinters comentando al detalle lo que hace tan grande a un STUKA. Una gran mayoría de los participantes de #Buffyentreamigos son leales contribuyentes de los experimentos tróspidos comandados por el @hematocritico en su afán por pasarse Internet varias veces al día y hacer del media tasking lo opuesto a la hagiografía corporativa con la que las cadenas empezaron entendiendo Twitter . Lo verdaderamente sorprendente de #Buffyentreamigos son sus anacrónicas reglas en la realidad audiovisual en que nos movemos.

De nuevo: Buffy no se tuitea. Buffy se ve.

#buffyentreamigos reniega de los conceptos icónicos de la televisión social: evita la multidifusión (aunque “a misa no se va cuando uno quiere sino cuando toca”, acabamos aceptando a regañadientes las repescas durante la semana) y la multipantalla. Pero es un acontecimiento radicalmente social: ni siquiera es la parrilla de un canal quien nos impone el lunes para día de visionado. Hemos contraprogramado. De hecho, los usuarios que más utilizaron el tuiter eran los menos involucrados en el grupo: nuevos usuarios del foro, amigos que decidían unirse al hype sin ser usuarios, ni intención de serlo en el futuro. Y con todo, resulta interesante analizar las horas donde coincidían mayoritariamente los tuits: entre las 23:30 y las 00:30. Entre capítulos y al final del visionado.

Hace unos días, en un sentido similar, José Ignacio Galán declaraba triunfante al GAMER como Homo Superior del Fan, ese triste trasunto pop del fanático. Siguiendo el mismo juego etimológico, mientras un gamer tendría sus DVD o sus descargas funcionando en cualquier momento (¡porque eh, eso es el futuro!) y lo comentaría a la vez vía Twitter en su móvil; o incluso echaría una mirada fugaz al episodio en la tablet mientras se decide el partido que ganaremos como nunca y comenta ambos en twitter; un grupo de fanáticos hemos cambiado el juego por la comunión.

El hilo dedicado al análisis de la primera temporada pasa ya de las 200 contribuciones y llevamos tan sólo dos episodios vistos. Párrafos largos, estudios de personaje, aviso de spoilers para los vírgenes, que, por su corta edad o su sobrada edad y prejuicios, no disfrutaron de la serie en su momento. Posts en los blogs de usuarios eminentes, y fanart exclusivo, como esta preciosidad de poster de Manuel Bartual.

#buffyentreamigos es un rito. No sabía el usuario @Narbiz cuánto acertaba en su símil con la hora justa de comulgar. Creo que pocas obras pueden permitirse el lujo de presumir de tener un colectivo de seguidores que tomen tan en serio su disfrute. Seguidor, fanático, fiel, en resumidas cuentas.

Reducir el concepto de media tasking a una sola forma de expresión se adivina, con inventos como este, algo pueril. Frente a las pantallas, segundas, terceras, primeras, sólo hay una verdad: la historia. Es la cadencia de ésta la que condiciona la participación. En el caso de Buffy, que si no lo hemos dicho ya, es la mejor serie de la historia, las emociones son las que dirigen la experiencia. De una forma inconsciente (o quizá no tanto), #buffyentreamigos no ha apostado por una experiencia pasiva, sino por darle todo el protragonismo a la historia y eliminar el ruido. Viva Buffy, viva Willow, viva Xander, viva Giles, viva Spike. Viva Whedon. Y que vivan los fans.

Tags: transmedia